10 de noviembre de 2011

EL CORZO (Capreolus capreolus)

Hola de nuevo!!

Bueno sigo avanzando los monográficos que le estoy dedicando a algunas de las especies más representativas de nuestra rica fauna, así que hoy le llega el turno a otro gran conocido por todos nosotros: el corzo, el representante más pequeño de la familia de los cérvidos en Euroasia (joer que científico me ha quedado...).
;)
Ya os aviso por adelantado de que hoy toca una entrada bastante extensa, pues es uno de los animales que creo que mejor conozco, más tiempo he dedicado, y seguramente del que dispongo de más material.
Corza adulta en un pastizal
Más que a crear esta entrada (que desde luego me llevará un par de horas...) le he dedicado aún más tiempo a intentar reunir las mejores fotografías, vídeos etc. que dispongo por aquí y por allá de esta especie por todos conocida, pues desde mi primera réflex digital lo he perseguido y fotografiado con mejor o peor fortuna hasta la saciedad.
Corza en un prado cercano a las casas

Mi historia, mi "aventura" con este simpático "cornudo" viene ,como ya he dicho antes, de lejos y al igual que el jabalí, en el pueblo y en la zona que controlo, es una especie que antaño no estaba presente y que parece que últimamente ha ido re-colonizando estos lugares, hábitats que un día fueron suyos y le habían sido arrebatados por los "cornudos de dos patas".
La primera vez que me topé con un corzo era yo "rapaz" y volvía a la finca de casa a recoger las cañas de avellano que había limpiado de los muros de la finca por la mañana, recuerdo que era una preciosa hembra la que comía gustosamente esos brotes de avellano del suelo y la que se quedó mirándome quieta con esos ojazos.

Macho adulto
Yo de aquella estaba "sin cepillar" así que como "buen mozo" la primera reacción (primaria) fue salir corriendo detrás de ella (eso si: sin ninguna mala acción o idea en la cabeza).
Corrí y corrí detrás de ella sorprendido de como saltaba sin apenas esfuerzo alambradas y muros de 1,50-2 metros que delimitaban los prados y fincas, como se colaba por los pasos, cierres y portillas con una facilidad pasmosa...
Lógicamente, lengua afuera, apenas podía seguirla y eso que de aquella estaba como un roble..., pero el hecho de que a cada poco, aquella corza se parara y se diera la vuelta a esperarme, hacía que yo corriera más y más.
Volví para casa de noche, cansado, magullado en brazos y piernas por los "bardios" (matorral) y con el pantalón faltándole trozos que se ve que fui dejando por cada una de aquellas alambradas...
Así que ,aparte de la esperada bronca materna, en casa me tomaron por gilipollas al explicarles que había un corzo en nuestra finca.
Corzo que tendría cero problemas en saltar la valla en caso de peligro
Al igual que por ejemplo el jabalí o el zorro, los más viejos del lugar estaban asombrados por tener que convivir ahora con estas especies, que antes veían de muy de vez en cuando, y siempre en lugares deshabitados.
Cada año las conversaciones sobre el tema y los avistamientos han ido aumentando por el pueblo progresivamente, asi que ahora salir de casa al amanecer o al anochecer a cualquier camino y no encontrarte con un corzo o con varios es algo raro rarooo rarooo.
Macho al amanecer cerca de casa
El corzo es un animal que a diferencia de otros parientes suyos como los ciervos, gamos etc. escoge vivir en solitario.
He visto fotos de otros blogs, galerías etc. con varios ejemplares juntos, pero yo personalmente como mucho he logrado ver 4 corzos juntos, siempre en el Otoño/Invierno.
Dicho grupo estaba formado por una hembra adulta con la cría del año pasado, y un par de machos, también esto puede ser como una estrategia de supervivencia/alimentación ante el duro invierno.
Lo normal ya digo es ver un ejemplar solitario, especialmente los machos que son bastante territoriales en e´poca de celo, y también habitual es ver dos ejemplares juntos: o una pareja, o una hembra con cría, a la cual se le llama "corcino".
(Esto varía según los lugares, yo siempre hablo de lo visto y vivido por servidor, en una zona concreta)
Corzo en un claro de bosque, yo controlando el prado escondido, pero ¿Quién controla a quién?
Las claves de su éxito expansivo actual se deben, entre otros factores, a que en la zona se practica otro tipo de agricultura y ganadería que antaño, al despoblamiento rural, ausencia de perros sueltos por las casas/pueblos, tb. de depredadores naturales y por supuesto: a su gran capacidad adaptativa/reproductiva.

En el pueblo encuentro corzos cuyo hábitat es exclusivamente el de prados que ahora se dedican al pasto de ganado y ya no se siegan, otros corzos que se han aficionado a los cultivos como el del maiz (en expansíon de nuevo, pero esta vez como forraje para el ganado ante la subida del precio del pienso) o en las pomaradas de manzanos y jardines/fincas, donde es un auténtico calvario, ya que es una especie que tiende a ramonear brotes tiernos y yemas de árboles y arbustos, más que a pacer hierba.
Por eso ahora en la mayoría de fincas por las que caminamos se puede observar como los troncos de los árboles jóvenes se protegen y se cierran de diferentes maneras para evitar a los corzos.
Brotes de árbol protegidos contra el corzo (ya me lo podaron dos veces...)
Manzanos de la finca de casa que he protegido
Aunque pueda sorprender el corzo es bastante exigente en su alimentación, pues su supervivencia depende de ello más que en otros cérvidos como el venado (ciervo), tal es así que el ejemplar que no engorda adecuadamente y no pasa de 12-14 kilos antes del invierno, tiene muy limitada su supervivencia en caso de un invierno largo y frío.
Además el estómago del corzo al parecer es muy pequeño en relación a su tamaño, por lo que se ve obligado a tener que salir a comer varias veces al día, pero por un corto espacio de tiempo, después reposar lo comido, digerirlo, y finalmente volver a ponerse a comer de nuevo.
Detalle de los brotes de fresno ramoneadas por los corzos
Dentro de los bosques es un todoterreno, se defienden tanto en el de monte bajo autóctono con robles, abedules, castaños... como el de otras especies foráneas, ya sean las repoblaciones de pino realizadas hace décadas por el ICONA, como los nuevos bosques de eucalipto que parece ser que nos van a invadir dentro de poco...
(NOTA: llamar a esto bosque es muy generoso por mi parte, esto último lo consideraremos más bien "plantación" porque lo que es bosque bosque... tienen poco).

Corza en un bosque autóctono

Zona de bosque con claro ideal para el hábitat del corzo
Su límite parece ser que llega a mayor altitud, en la montaña, donde desaparece y va dejando paso a otra especie como es el Rebeco, sin embargo el otro límite es a pie de mar, pues tb. he podido verlo pacer tranquilamente a pie de acantilado, o en los mismos bordes de una playa llanisca.

Es una especie de hábitos crepusculares y profundamente sedentario, el corzo se "encama" durante el día en la espesura del bosque o en un lugar tranquilo de una finca, siempre atento con el cuello y las orejas estiradas buscando alguna posible amenaza con su buen olfato y oido.
Encame con corza atenta a mis movimientos
Hembra y cría. Una de pie a la derecha, y la otra encamada entre los helechos
Hembra encamada en alerta. Detalle de las orejas en punta y la posición del cuello
Entre la vegetación alta de un prado. No me ha detectado, esta más acurrucada y con las orejas relajadas

Las mejores horas para observarlo es al amanecer y especialmente al anochecer, ya que si mientras anochece se ha alimentado correctamente y el alimento es abundante, puede que pase la noche otra vez encamado, o moviéndose poco dentro del bosque.
En un claro de matorral
Macho encamado al amanecer
Todo esto varía según el lugar y la época del año, ya que durante el invierno (o durante el celo), es frecuente verlos a horas a priori no habituales; por ejemplo se puede ver a un corzo paciendo a medio día si la jornada no es calurosa, o está en una zona tranquila, sin peligro alguno.
El corzo tiene dos tipos de pelaje, uno para el invierno (más denso y oscuro) y otro para la primavera-verano, más claro, casi rojizo, y con mucho menos pelo.
Hembra con pelaje de invierno
Para moverse de un lugar a otro, el corzo utiliza siempre (como otras muchas especies) "pasos", lugares de su territorio por donde va y viene siempre, buscando alimento, cambiando de finca, huyendo etc.
Paso típico de corzo al borde de un camino hacia el interior del bosque
El mejor momento para ver estos rastros es al amanecer, cuando los prados aún conservan el rocío de la noche y se ve bien donde la hierba ha sido pisada y ya no conserva el agua en sus hojas.
Espera del corzo: macho al amanecer cruzando un "paso"
Los pasos de corzo son muy fáciles de encontrar, ya que los comparten con otras especies como el jabalí o el zorro, suelen estar muy pisados y además no tienen inconveniente en dejar marcas en portillas, muros y cierres.

Espera del corzo: Hembra al amanecer en un "paso". Se aprecia el pelaje de invierno
Cuando el corzo se encuentra dentro de una mancha forestal y quiere cruzar a otro lugar y por medio se encuentra con un prado, pasará de un lugar a otro en línea recta y pisando poco la hierba gracias a sus patas largas, esto es la principal diferencia con el paso de un jabalí, que lo hace en zigzag y pisando mucho más la hierba (patas cortas y pecho grande), mucho más que el corzo.
Del prao al bosque
Por la noche pasó un corzo por aqui

Como se puede observar, un muro de piedra no es obstáculo para un corzo que se dirige hacía el bosque del fondo
El rocío de la noche ,junto con el agua de lluvia, hacen que el corzo no necesite habitualmente ningún curso fluvial o fuente para poder beber (hablo de la zona que controlo).
Así que una espera de corzo junto a un pozo o un río aquí, suele resultar bastante estéril. (dicho de otro modo: perdéis el tiempo).

Otro tipo de rastro a la hora de seguirlos es las marcas que dejan las pezuñas en el barro, pasos, cruce de caminos etc. la huella dejada se puede confundir de nuevo con la del jabalí, pero vemos como en la huella del corzo las pezuñas delanteras son mayores que las traseras, son estrechas, más alargadas y la propia pezuña no está tan separada como en el caso del jabalí.
Para diferenciarlas por ejemplo de un ciervo joven tienes que observar que las del corzo carecen del perfil arqueado. Además al saltar, suelen dejar la trasera marcada a mayor profundidad que la delantera.

Las heces de los corzos son parecidas a las del ciervo o venado, pero son más pequeñas, tienen un extremo redondeado y el otro apuntado, son de color negro o muy pardosocuras, si el sitio donde las localizas es frecuentado por ovejas o cabras, no te preocupes porque generalmente las mierdas de corzo suelen estar agrupadas en el mismo lugar y de forma más compacta, es decir, el corzo cuando le apetece: se para, lo hace y continua su camino, en cambio las ovejas y cabras lo hacen en movimiento y las bolitas se encuentran de forma dispersa.
Heces de corzo, en este caso compactas.
Los machos tienen tendencia a dejar marcas en el suelo del interior de los bosques, algunas de esas marcas son bastante grandes, y se les llama "círculos de brujas", aunque más que relacionado con la mágica o la brujería tiene que ver con el celo.
Lo normal es que utilicen los troncos de árboles jóvenes para rascar contra ellos sus cuernas, (escotaduras) hasta dejar literalmente pelado el tronco.
Esta es la causa, junto a su predilección por los maizales, de que no sea muy querido en muchos lugares, pues los árboles frutales plantados en las fincas, a duras penas sobrevivirán sin brotes ni corteza en el tronco.
Por otro lado, si lo miramos por el lado beneficioso (que tb. lo tiene) de esta manera actúa como una auténtica desbrozadora dentro de nuestros bosques, lindes de fincas etc.
Tirando de macro, se puede ver al detalle las marcas dejadas en el tronco
Las causas de este comportamiento creo que pueden ser: primero como una acción de marcar su territorio, realizando los machos las marcas en los troncos de forma profunda y prolongada.


Suelen utilizar para ello árboles jóvenes con troncos nunca superiores a los 20-30 centímetros de diámetro y preferentemente de corteza blanda y no rugosa.


En cuanto más viejos son, más se desarrollan las cuernas con lo cual, para el macho joven o para la hembra llegar a un territorio donde los árboles tienen el tronco destrozado, marcado a mayor altura y profundamente, les harán hacerse una idea de lo que se pueden encontrar dentro del bosque y de cómo es el autor de dichas marcas.

Pienso que otra opción, o combinada con la anterior, de este comportamiento es la de quitarse la "borra" de las cuernas frotándose contra la corteza de los árboles, en este caso utiliza cortezas rugosas y duras.
Para el que no lo sepa, la borra es una especie de piel que crece a la vez de las cuernas, las cuales renueva cada año, esta piel se encarga de recubrir la nueva cuerna mientras crece.
Macho aún con pelaje de invierno (cuello) y con borra en las cuernas
Llegado el momento, el corzo comenzará a restregar la nueva cuerna contra matorrales, árboles etc. hasta que queda el hueso puro y duro. Se pueden observar restos de la misma en las cortezas de los árboles contra los que se restriegan. La cornamenta la suelen perder entre Octubre y Noviembre, con lo ue se adelantan a sus primos los ciervos por ejemplo, pero en Abril ya la tienen desarrollada de nuevo por completo. No en vano es en Julio-Agosto cuando comienza el celo...
Detalle de la cuerna aún con restos de borra
Cuando es joven el corzo incluso es manso y excesivamente confiado ante la presencia de los humanos, pero a medida que se hace viejo, le pasa como a nosotros: se vuelve más desconfiado y arisco.
"El Emperador"
"Manolo" el azote de los maizales
Aunque es sedentario, territorial y polígamo, todo esto no suele tomárselo muy en serio hasta que comienza la primavera, que es cuando dedica gran parte del día y de la noche en dejar bien claro quien es el que manda en el lugar. El resto del año lo pasa relajado, solapándose machos y hembras los territorios e incluso se pueden ver dos machos paciendo juntos.
Corzos ocultos en la espesura del bosque
Pareja de corzos
Es al principio del verano (inicio del celo) cuando se vuelven agresivos y territoriales, y puedo dar fé de que las apariencias engañan con este animal que nos puede parecer inofensivo, ya que no es raro que dos machos se peleen y acaben heridos, e incluso alguno tuerto...
Corza con una herida a un lado de la boca, posiblemente por picadura de víbora, esto le impide guardar la lengua

La misma corza un año después ya recuperada. Ampliando la fotografia se ve como le ha quedado una marca 
Desde mi "hide" vegetal. Detalle de la herida curada
"Ginger", una vieja conocida
La cornamenta del macho esta formada por dos cuernos con 3 puntas cada una y unas protuberancias en la base denominadas rosetas y perlas; las luchaderas son las puntas que sobresalen hacia afuera y las garcetas (puntas que crecen hacía atrás), mientras que la tercera punta es la que crece en vertical.
(Ojo!! esto también varía, te puedes encontrar machos sin luchaderas, o faltándoles alguna de las 3 puntas).
"El Richard"
Corzo al atardecer saliendo del matorral hacia el prado
"JonyWalker"
Cuando las pierden y ves un corzo sin ellas, para saber diferenciar su sexo es también bastante fácil, los corzos tienen un escudo anal blanco, en el caso del macho es más pequeño y con forma de riñón, mientras que en la hembra es más grande y tiene forma de corazón invertido.

Escudo anal del macho, se aprecia la forma de riñón típica
Pose típica del macho
Detalle del escudo anal de la hembra
En el mes de Mayo/Junio las hembras suelen parir una cría (si son primerizas) e incluso dos si ya tienen experiencia; creo recordar que en el caso de dos crías son casi siempre macho y hembra; pero lo que es realmente sorprendente es que desarrollan la implantación diferida.
Las crías al nacer estar indefensas, por eso 4 o 5 días antes de parir la hembra se refugia en la espesura del bosque, al nacer permanecen inmóviles un par de días escondidas allí, mientras que la hembra las deja solas en caso de peligro o de ir a alimentarse; a los 8 días ya van con la madre a pacer y pasada una semana la cría ya comienza a seguir a la madre en sus desplazamientos. Llegado el invierno las crías dejan de mamar y suelen acompañar a la madre hasta la llegada del celo, donde ya pueden incluso quedar cubiertas por el macho.
Hembra atenta con corcino
Detalle del corcino. No lo dudó a la hora de saltar la alambrada...
Las hembras además de la implantación diferida, tienen otra peculiaridad sorprendente y es que paren siempre, es decir desde el primer año de vida, hasta que se mueren...
Detalle de un corzo joven
Corzo joven
El sonido que producen se llama "ladrido", es decir si te preguntan en un programa de sabiondos; tú di con seguridad que el corzo: ladra.
Esto viene de que el sonido que realiza es similar al ladrido de un perro; se pueden diferenciar varios tipos de ladras, una es la típica (durante la época de celo se escucha frecuentemente) y que al parecer va más bien dirigida a sus congéneres, como un medio de comunicación entre ejemplares que no tienen contacto visual por la espesura del bosque o la noche.
Otra la ladra diferente es la de aviso/peligro, es la típica de cuando caminas por un bosque y lo sorprendes o haces ruido, el corzo echará a correr y sonará un primer ladrido largo seguido de dos o tres cortos, y por último una ladra destinada a marcar el territorio con varios ladridos cortos.
Como anécdota la mejor época en la que podamos escuchar el mayor numero de ladridos (tipo berrea del ciervo) es en la primera quincena del mes de mayo. También es frecuente escucharlo en las noches de verano.
Sonido Ladra
La desproporción entre sus poderosas y potentes patas traseras y las delanteras hacen que nos resulte un animal simpático cuando lo vemos correr, ya que por culpa de esa desproporción, no lo hace corriendo sino que tiene que hacerlo mediante pequeños y potentes saltos (a veces en el bosque incluso los sientes).
Detalle de las patas traseras recogidas para el siguiente impulso 
Barrido
En el aire
Un corzo en libertad y sin escopeteros puede vivir 12-14 años, aunque generalmente vive 7-8 años, pero es tal su grado de libertad que difícilmente en cautividad vive más allá de los 7 años.
Sus enemigos naturales en Asturias son los lobos, los osos y posiblemente a las águilas reales también les guste la carne de corzo... en cambio los artificiales son las carreteras y la pólvora.

Y aquí viene mi "palito" tradicional bloguero 
;)
Para fotografiar ciertos animales me he tenido que meter en la piel de un cazador, utilizar muchas de sus técnicas y pensar en el preciso momento de la foto, como si de un disparo se tratase; por eso lo que voy a decir viene un poco de "mis adentros" y aviso: puede herir sensibilidades.
Pagar 900-1000€ por matar a un corzo al rececho, solamente por el placer de marchar con su cabeza para casa, es un poco de gilipollas, y si lees esto y has cazado algún corzo así (cosas de google y sus búsquedas..) lo siento: he de decirte que eres uno de esos gilipollas y que has de mirártelo, porque no eres normal.
Para los que no entiendan este comentario es fácil de explicar, el corzo es un animal que no suele huir de los humanos, su curiosidad y exceso de confianza hacen que al verte no solamente se queden quietos sino que a veces incluso den unos pasos hacia ti para controlarte mejor.
Es una especie sedentaria, es decir: si vas a un sitio donde has visto un corzo es muy probable que si vuelves otro día: siga allí.
Y por último cuando echa a correr hace como el zorro, llegado un momento se frena, se da la vuelta y se queda inmóvil mirándote con esos grandes ojos negros.
Menuda "hazaña" disparar a un animal así, 
Macho corriendo a escasos metros
También es cierto que muchos cazadores por ejemplo de jabalí, no quieren cazar corzos ya que al parecer al dispararle el animal llora y chilla de forma no muy agradable.

Bueno, para terminar bien esta entrada nada mejor que unos de mis tradicionales vídeos-churros
;)

- Macho alimentándose a escasos metros mio. Tener a un macho comiendo tranquilamente al lado tuyo es señal de que: o tienes mucha suerte y esta de buen humor, o es que estás haciendo las cosas bien.


- Hembra al atardecer saliendo de la espesura del matorral . La hembra con una cría aún oculta, sale de su encame hacía el prado donde se ha alimentado las últimas semanas. Al tener una cría no se separa mucho de la zona con matorral.

- Visión de un corzo tumbado de noche. No podía faltar un clásico, mi tradicional "vídeo-churro nocturno". Cámara en una mano, linterna en la otra, se observa como se iluminan los grandes ojos del corzo.


Cómo siempre, si has logrado llegar hasta aquí y leer todo el rollo que he soltado: o te mereces un premio por tu paciencia, o tienes poco que hacer, o se nota que te gusta la naturaleza de verdad.

Yo solamente puedo darte las gracias

:)

Nos vemos en las caleyas!!!



















16 comentarios:

  1. Y yo que me piraba a pajarear, y veo: El Nido del Xuan: El Corzo.
    Y me dije, pa adentro, Pablín, que el duend del bosque tiente embelesau!! Y así fue. Porque ya son les 9 la mañana, sino, marchaba ahora mismo a uno de los mis ñeros corceros!!

    P.D.: Toda la razón en lo de que hay que ser gilipollas, pa disparar a un Corzu, con lo mansos que son los pitufos.

    ResponderEliminar
  2. Pues me ha pasao como a Pablo,me marchaba y no he podido evitar quedarme un ratín pa leer tu post.
    Impresionantes esta megaentradas que nos regalas con muy buenas fotos y contenido instructivo.
    Ala que me voy!!!
    Lo dicho ,gracies por compartirlo y un saluduuuu.

    ResponderEliminar
  3. Gran entrada y trabajo!!!
    Si ki hijos tiene que hacer alguntranajo de tus animales, no iran aola wikipedia,je,je
    Para que veas que me la he leido toda, comentarios!.
    1.Como depredador natural te falta el zorro,creo que a los corzuelos les ataca.
    2.Como curiosidad en un coto donde caza mi primo en Soria , esta lleno de corzos y no hay arboles!! viven en las cunetas....gran adaptacion.
    3.En navarra , que hay muchos se ven beneficiados porque las cuadrillas de caza tiran solo a jabali para no picar a sus perros al corzo
    4.Bien pillada la recuperacion dela corza herida en la boca!
    5.Si os encontrais un acria de corzo, NO TOCAR, no esta abandonada!! si la tocas YA la condenas a morir su madre la abandona y no acepta leche de fuera.

    Lo dicho una entrada con las que otros harian 23......gran curro!
    Saludos camperos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestros comentarios Pablo, Xurde y Campero
    Pablo ya sabía yo que a ti el corzo te tenía enamorado, ¿no ves que sigo tu blog desde que lo creaste? ;)

    Gracias Xurde, al crear el blog me pareció que lo mejor era comenzarlo dedicándole tiempo y espacio a las especies que tenemos más cerca. Cuando se me acaben (jejeje) que no será dentro de mucho, ya comenzaré con entradas breves y más variadas.

    Campero, tienes razón en lo que dices acerca del zorro, e incluso tengo un vecino que protege el cuello a sus cabras enanas porque dice que las han atacado zorros en alguna ocasión.
    Ahora si te soy sincero en el pueblo en estos años nunca he visto a un zorro atacar o comer corcino, tampoco he encontrado indicios de esto (cadáveres comidos, restos en excrementos, partes enterradas...) y eso que incluso los he visto juntos, pues comparten territorios.
    Eso si, lo que no quiere decir con esto que en otras partes donde falte el alimento sea así,

    Y también es cierto, que nunca se debe tocar ninguna cría de corzo ni de otro animal, pues aunque pensemos que estamos haciendo una buena acción, lo que hacemos involuntariamente es justo lo contrario.

    un saludo!!!

    ResponderEliminar
  5. Juan, gracias por regalarnos otra megaentrada. Contigo aprendemos un montón. La he echado un vistazo rápido, ya la miraré más tranquilamente; lo merece!!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Ramón; me alegro enormemente de que aprendas alguna cosa acerca de los corzos.
    Lo malo de estas "mega-entradas" es que requieren mucho tiempo tanto para hacerlas, como para leerlas detenidamente.

    un saludo!!

    ResponderEliminar
  7. Todo un tratado Juancho, gracias por tanta información de la buena, de la que nace de la propia experiencia, y por tanto curro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Comparto todo lo que han dicho los compañeros. Y ante un reportaje como éste no quiero caer en la frivolidad de la estética... pero la foto del barrido es de las que más me alegrado ver en todo este mes por lo menos. Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Gracias José y Pablo.
    La verdad es que no es trabajo de un día o de un mes (hay fotos del 2005) sino que los llevo fotografiando durante años, siempre en las mismas zonas, con lo cual, ya les he puesto nombres y todo... (los tnego ya amaestrados)
    ;)

    Pablo, la foto del barrido para más señas encima esta sacada con un antiguo 70-300 y al oscurecer.

    un saludo

    ResponderEliminar
  10. Menuda entrada Juan. De lo mejor documentado que vimos, y con unas fotos muy buenas de nuestro cérvido más guapu, al menos para nosotros. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Hola! Hace poco que conozco tu blog, pero ya la primera entrada que ví, me hace regresar cada poco. Una absoluta enciclopedia de nuestra naturaleza cercana, llena de respuestas a preguntas que uno siempre se hace cuando está 'allí' en la espesura. Gracias por la generosidad y el bienhacer de tus trabajos.

    Javi.

    ResponderEliminar
  12. Hola Javi, muchas gracias por tus palabras; intento no dejar nada en el tintero (asi de "cortas" me quedan las entradas... jejeje), pero creo que eso siempre es imposible y siempre se podrá mejorar y perfeccionar...
    un saludo y muchas gracias por tus visitas

    Wili-Colasina, el hecho de que paséis por aquí ya supone para mi un auténtico lujo, tengo que reconocer que os admiro y os sigo desde que empezasteis el blog, me encantan vuestras "entradas-diarios" y todo lo que hacéis: viajes, la cabaña...etc. He aprendido (y aprendo) muchas cosas gracias a vosotros, sois unos pesos pesados de la naturaleza ástur.

    un saludo!!

    ResponderEliminar
  13. un trabajo fantástico
    unas fotos geniales
    enhorabuena juan

    ResponderEliminar
  14. Hola, Juan. Encantando de conocer tu blog del que no tenía noticias. Por cierto, esta entrada del corzo me ha ilusionado porque veo que conoces al bicho en profundidad. Te felicito. A mí, con este bicho, me pasa lo que a tí con el pico menor (según el comentario que has dejado en mi blog) que le tengo unas ganas terribles, así que, cuando quieras, hacemos un intercambio de especies, jejeje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Juan, menudo trabaja, buenos textos, bien hecho, te felicito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias Ángeles Luis M y Salvador

    Luis M. no veas el mérito que tiene la foto del Pico que tienes en la galería, aquí en Asturias por ,contra de lo que se pueda pensar, no es tan fácil verlo y menos aún fotografiarlo así. En cambio corzos los que quieras, te los mando por Seur si quieres...
    ;)

    Un saludo para todos los que os dejáis unas letras por aquí.

    ResponderEliminar

Me gusta que la gente lea y comente, escuchar otras opiniones, aprender juntos y ver que hay vida más allá de la pantalla; por eso procuro contestar a todos vuestros comentarios.