14 de enero de 2013

AMPELIS EUROPEO. (Bombycilla garrulus)

Hola amigos y amigas!!
De nuevo vuelvo a tener problemas con el blog que hace cosas raras, pues por lo que veo no os aparecen las actualizaciones. Así que os pongo de nuevo la anterior entrada sobre el Hayedo de Peloño por si fuera de vuestro interés, o no la hayáis visto en su momento:
Hoy vamos a tratar esa especie tan famosa que causó un auténtico boom tanto en el año 2011, cómo de nuevo hace un par de semanas. Y es que el Ampelis es mucho Ampelis, y más si se deja caer por sorpresa por lugares diferentes y alejados de su hábitat, cómo por ejemplo Asturias.
Esta semana tenía en mente subir otro tema diferente al blog, pero cómo ya os comenté semanas atrás, iré subiendo también especies que se dejan ver en la actualizad, pues creo que queda mejor contextualizado hablaros hoy de ellas, que no hacerlo (por ejemplo) en Agosto, cuando ya en concreto este ave no se encuentra por estos parajes, o simplemente ya no causa tanto interés entre la muchedumbre, ávida de rarezas y novedades varias.
Así que mientras iba ocupando el disco duro nuevo que me ha traído el "Olenchero", revisando las carpetas y archivos saqué las fotos del Ampelis del 2011, unido a estas últimas de 2012, creo que me dan para entrada de blog.
Pero antes de meternos en harina, hagamos memoria: el año 2011 lo recordaremos todos seguramente por la mal llamada "Primavera Árabe", Japón y su terremoto-fuga nuclear, del fin de ETA y de Zp (el cual decía que lo de la crisis era un bache y que creceríamos un 2%, los brotes verdes, y encima nos prometía empleo ese año...) hubo elecciones municipales y estatales con el triunfo siniestro de "Rubaljoy" además el 20-N (curiosa fecha...) aparecieron los indignados por la puerta del Sol pero tb. los desahuciados y cómo siempre en estos "remembers" hay que meter unos muertos pues se fueron Amy, la Tylor, Semprún y Steve Jobs decidió convertirse en dios. 
El Barça ganaba 5 títulos de 6 posibles, la crisis del pepino, el caso Gürtel y unos trajes, Iñaki, los 110 por hora, el terremoto de Lorca, conocimos a una prima (de riesgo) que nos hizo volver a ser un país de emigrantes y entró en vigor la Ley Antitabaco.
No esta nada mal, ¿verdad? Peeeeeroooo también el 2011 fue el año que lo recordaremos muchos por el Ampelis en Asturias.
Sin embargo, aunque hable del año 2011, todo comenzó a finales de 2010, concretamente un Sábado 18 de diciembre, Manuel F. Pajuelo y su hija tuvieron el privilegio y la suerte de observar un Ampelis (macho de primer invierno) cerca del Alto de la Cruz (Proaza), esto resultó ser un hecho casi histórico, pues se comenta que las últimas aves que se vieron por aquí fueron en el año 1965-66, en la que al parecer en el Norte de Europa debían de cagar polos del frío que hacía allá arriba, apareciendo Ampelis hasta por Sicilia ...
Al día siguiente (domingo 19/12) seguía la sorpresa pues mientras unos buscaban el ejemplar visto por Proaza, ahora eran dos ejemplares los observados ese día en Valgrande (Pajares). Todas estas observaciones tienen la curiosidad de que creo (que alguien me corrija si me equivoco) que al día siguiente ya no se volvieron a observar, pero el 19 de febrero aparece el famoso ejemplar de Avilés, el cuál permanecerá en el mismo sitio y con las mismas rutinas, cerca de un mes seguido.
El sitio en el que se observa durante esas semanas ya de por sí es un tanto curioso, pues si os fijáis los ejemplares observados anteriormente habían sido localizados a cotas altas, entre montañas. En cambio el Ampelis "avilesino" estaba casi a nivel de mar, en mitad de un polideportivo municipal, rodeado de coches y hormigón a partes iguales.¿Qué hacía allí?.
En todas las observaciones asturianas había un elemento en común, ya fuera en mitad de un puerto de montaña o de un polideportivo ,en una ciudad, los Ampelis se observaban siempre asociados a las espineras y otros arbustos con frutos carnosos (acebo, serbal, sauco, fresno y rosal silvestre....).
En estas fechas cuando subía al monte echaba un ojo a toda espinera, acebo, etc.  que me encontraba por el camino, pues sabía que siempre había algún ave alimentándose por sus ramas, especialmente en estas difíciles fechas.  Pero reconozco que a partir del Ampelis empecé ,en esas mismas excursiones y salidas, a vigilar más intensivamente toda aquella planta, seto, árbol que diera estos codiciados frutos, pues sé que en algún momento  del otoño-invierno pasarán por allí aves tipo Pinzón Real, Picogordo, Piquituerto común, o Ampelis europeo (o más bien: eso quiero creer yo...jejeje)
En algunos sitios, buscando este tipo de aves he observado la escasez de aquellos, por lo que también me dio por ir guardando frutos y semillas que iba encontrando en el suelo, e ir distribuyéndolas por sitios en los que: bien por incendios, por pastoreo intensivo, desbroces, talas etc. ahora no los encontramos allí.
Al principio intenté germinar las semillas en casa, pero al parecer por lo que he consultado y visto mis resultados, esto es algo complicado (algunas semillas tardan incluso 2 años en germinar, o es necesario una temperatura fría para ello). Ver blog recomendado acerca de este tema concreto:
Blog de Semillas Árboles, Arbustos etc.
No sé si funcionará bien lo de ir cogiendo semillas de un lado y dejarlas en otro lugar cercano pero sin ejemplares de la especie, o si el método es el más adecuado, pero si alguna de estas semillas logra prosperar, me daré con un canto en los dientes. Tampoco tengo un plan muy ambicioso que se diga jejeje, pero es mi granito de arena pensando en la alimentación de las aves.
Por otra parte, y cómo era de esperar, en la finca entre comederos, bebederos y cajas-nido también hay sitio para un par de arbustos de este tipo con la misma finalidad.
En la foto de abajo aparecen diferentes tipo de semillas de espineras; las de arriba (de mayor tamaño) provienen de las plantadas en el polideportivo de los Canapés, las del medio las recogí de una excursión de montaña, son de Espino albar típico de aquí, y finalmente las de abajo (las naranjas) son de una especie ornamental que vemos más abundantemente por parques y jardines urbanos.  
Historias aparte, el caso es que la facilidad y comodidad del emplazamiento en dónde se observaba al Ampelis (dentro de un aparcamiento público, al lado de un polideportivo, a las afueras de Avilés) unido a la docilidad y permanencia del ave, hicieron que el Polideportivo de los Canapés fuera el lugar de visita casi obligado para casi todo ornitólogo, "pajarólogo", fotógrafo o curioso que se preciara durante ese mes.
Además la noticia llegó incluso a la prensa del pueblo llano:
aviles/nueva-especie-para-aviles-
A este Ampelis le tengo un especial cariño puesto que es una de mis primeras rarezas, tampoco es que lleve la cuenta de ellas, y hasta puede que exactamente no fuera la primera que observaban mis miopes ojos, pero sí fue la que más repercusión tuvo, además gracias a este "páxaro" conocí a un montón de personas a las que les puse cara tras años de lectura de blogs, citas, foros, comunicación por emails etc. 
También en el par de mañanas que estuve observándolo, descubrí lo positivo y negativo de ese "mundillo" pues ,además de lo anteriormente dicho, conocí a personas que también se habían recorrido media España (o hecho la kilometrada en un día) solamente por intentar ver un pájaro. Y negativo ya que entre tanta gente, también había alguna persona que quizás llevados por el éxtasis del momento se excedían (bajo mi punto de vista/opinión) a la hora de fotografiar al ave, o llegando incluso a la persecución del ave en coche alrededor del polideportivo cada vez que le daba al ave por cambiar de sitio, o finalmente gente que lograba la foto deseada (cómo trofeo), tachaban de la lista y se marchaban, pareciendo importarle poco todo lo demás.
En fin, ilusiones y desilusiones al margen, el ave era además de preciosa, cercana y confiada; diría que en su región de origen desde luego estaba acostumbrada a la gente, otras aves, los coches, los jubilados y hasta los perros...
Estas aves, que se dice que proceden de la taiga, llevan una migración poco común, pues normalmente los ornitólogos esperan unas fechas concretas del año para ver pasar a las aves por cierta región o especies que vienen o se van dependiendo de la estación del año; sin embargo los Ampelis y otras aves granívoras y frugívoras del Norte de Europa, entran dentro del grupo de aves con desplazamientos irregulares, impredecibles, sin que parezca que tomen un destino o un rumbo determinado, tampoco sabemos por cuanto tiempo se quedan. A esto le llaman irrupción.
El caso es que con los medios tecnológicos actuales podemos ver cómodamente desde casa cómo aquél año los Ampelis iban llegando a diferentes zonas de la Europa Occidental, llegando a Inglaterra, Francia, Pirineos y bajando... posiblemente en busca de una o dos cosas que no encontraron en sus zonas habituales a causa de una ola de frío: por un lado el preciado alimento en forma de bayas, y por otro: una temperatura más agradable que en sus zonas habituales de invernada.
Aunque coincido con mucha gente que dice que no por frío, sino por alimento, ya que son aves que normalmente están adaptadas y preparadas para soportar temperaturas bajo cero.
Esto desgraciadamente no se repitió al año siguiente, pues por suerte para las pobres aves  ese año hubo ausencia de temporales y fríos extremos por allá, unido al abundante alimento hicieron que no tuvieran necesidad de moverse hasta aquí, o al menos no en grandes números. Sin embargo este año parece que se repite el mismo fenómeno que hace dos años. Primero en diversos blogs aparecieron Ampelis por Inglaterra, Francia, llegando a las pocas semanas a Bayona, con lo cuál, solamente quedaba cruzar los dedos, tener un poco de suerte y sobretodo: mirar para las espineras de cerca de casa... jajaja
Así que por sorpresa primero aparecieron 3 de ellos en la Ría de Villaviciosa el Domingo 2 de diciembre. Blog de Juanín Zadivar:
ampelis-por-la-ria
También se dejaron ver en unos Espinos albares 4 ejemplares en Sotres (Cabrales) el 10 del mismo mes y se supone que es el mayor número observado aquí hasta ahora, y al día siguiente un ejemplar por unas espineras de Siero (concejo del interior de Asturias, cercano a Oviedo). Cómo podéis ver, siempre asociado al mismo tipo de alimento.
Con todos estos antecedentes yo (y me imagino que unos cuantos más) en esos días salimos con la premisa de hacer memoria y buscar toda aquella espinera, arbusto o similar que durante el año teníamos controlada. 
He de decir que yo no obtuve mucho éxito ni por Gijón (aquí no son muy aficionados a este tipo de arbusto, salvo en la mediana de la autopista y desde luego pasaba de jugármela...) ni por el concejo de Caso.
Al final por tener la rodilla pocha no pude subir a intentarlo a otros lugares con buenas espineras y bien cargadas de frutos, pero ese mismo día 11 en Avilés volvía a saltar la sorpresa. Otro Ampelis más y para más inri justo en el mismo sitio que el ejemplar de hace casi dos años.
Expectación ante el nuevo Ampelis:
Si tenemos en cuenta de que no es el mismo que el observado atrás, y que dudo mucho que aquel dejara escritas las coordenadas gps a otros Ampelis, el verlo allí de nuevo da para pensar ¿verdad? ¿cuántos Ampelis habrá en la región y que se nos hayan escapado de nuestros ojos y lentes, o tiraran de largo a otros sitios?.¿Por qué este sitio y no otra espinera cualquiera de otra parte remota de Asturias, Cantabria etc.? Aunque bien es verdad que ahora se ve otro:
Ampelis en Bertiz
Desde luego yo no encuentro explicación a esto, pero lo que sí es de agradecer al paisano de Avilés que decidió plantar allí las espineras, las cuáles forman una especie de barrera natural para separar dos canchas de tenis de un aparcamiento, y de proporcionar alimento (además de los esporádicos Ampelis) a los más comunes Mirlos, Zorzales, Currucas capirotadas, Gorriones etc. que no son tan raros, escasos o bellos pero que acuden allí a diario, siendo en estos meses casi su única fuente de alimento.
Para reflexionar os dejo lo de siempre; pensar en una sola ave, que viene sola y gratis unas semanas y cuyo único mantenimiento/inversión/cuidado es proporcionarle un arbusto con bayas (no sé lo que costará mantenerlas, pero creo que por sus características y estado: poco o nada) pues una cosa tan simple, natural, fácil y económica, genera que decenas de personas (compartas o no su afición) se muevan de sus casas, gasten dinero en transporte, en alimentarse, en echar "caldo" en la cercana gasolinera, o simplemente en tomar algo  por la zona antes de volver de regreso a sus hogares.
Me imagino que si esto lo lee un político actual le daría para pensar también, pero me temo que no cómo nosotros lo hacemos, sino para ver el negocio de instalar un observatorio absurdo, un aula interpretativa del Ampelis, editar una serie de folletos libros y rutas, un programa de introducción etc. todo ello "regado" (cómo no) con cientos de euros venidos de Bruselas o de nuestros bolsillos, y una foto en el periódico a cambio...
Algo así parecido lo tenemos en el mismo Avilés, cuando en pleno "arecismo" les dio por crear en el año 2008 el Centro Niemeyer para atraer a la gente a esta ciudad, "edificio" que viendo lo construido por el resto del Imperio salió hasta diría que barato (unos 30 milloncejos de euros) pero que nos cuesta al día unos 6.000€ (abierto o cerrado, con éxito o sin el) y que su gestión solamente en el año 2011 arrastraba 2,2 millones de € de deuda (según la auditoria al que está sometido). En definitiva: nadie entendía de Arte, pero todo el mundo quería un Guggenheim en su ciudad....
Para muestra un botón, repasando las fotos y carpetas del mismo disco duro, cómo profe de Historia (y dentro de poco futuro Licenciado en Arte) he ido exclusivamente a Avilés a visitar el Niemeyer (a 20 minutos de casa) la friolera de una sola vez y visto lo que vi: me llegó. 
En cambio ya sea por el Ampelis, o por otros bichos etc. ese mismo año, he ido 7 veces diferentes a esta ciudad. 
Siguiendo con lo que realmente nos preocupa ,el Ampelis, una vez más había que aprovechar este lujo e ir de nuevo a verlo a Avilés. La prensa de nuevo se hizo eco:
Cómo veis, todo es la misma película repetida que en el año 2011.
La primera vez que fui a ver al nuevo Ampelis avilesino el tiempo no acompañó mucho ese día y ,bajo una abundante lluvia y aire logré verlo (fotografiarlo era casi imposible) pues el día era realmente desapacible.
A pesar de esto ya se veían varias cosas interesantes que me ayudarían para la siguiente visita, por ejemplo que el bicho ,al igual que el otro Ampelis, era muy sociable y estaba acostumbrando al "sarao" humano, también que permanecía más tiempo en las espineras que su antecesor ,el cual a veces desaparecía o se iba a las ramas altas de los árboles cercanos, y que escogía para alimentarse la espinera más cargada de frutos. No en vano, el ave parece que venía con hambre, pues no paraba de engullir y engullir...
Y otra más...
La siguiente vez que fui allá (15 diciembre) el día sí que acompañaba en lo meteorológico pero creo que llegué pronto, y la luz de diciembre aún no era muy buena si quería sacar la cámara del maletero del coche, así que di una primera vuelta sin bajarme, y viendo que el Ampelis ya estaba localizado por varios fotógrafos, ornitólogos etc. aproveché la ocasión de ir hasta Avilés para visitar los Correlimos del espigón del puerto, mientras el día y la luz iban tomando cuerpo.
Que "prestosas" son estas aves!!
Cuando el sol ya estaba encima de mi cogote y los limicolas ya estaban hasta el suyo de aguantarme a mi, me volví para Los Canapés en dónde seguían entre otros: Yoli y Lauren, Ángeles y Amador, Jose Antonio García etc. 
Aparte de la parrafada de rigor con esta gente, hubo tiempo de sacar alguna foto diferente del Ampelis, o por lo menos que saliera sin ramas ni hojas de por medio, o bien que no saliera siempre "zampando" (cosa difícil por momentos...)
Me llama la atención su cuerpo rechoncho y compacto, seguro que le viene bien para las temperaturas de los bosques de allá arriba, unido a unos vistosos colores (parece un ave exótica del otro continente) y esa cresta tan característica; pero también otros detalles menos espectaculares cómo su tímido trino, o su vuelo tipo estornino.
Viendo lo cargadas de frutos que estaban las espineras este año y lo confiado que se encontraba el ave, las apuestas estaban en si igualaría, o superaría el tiempo de permanencia del primer ampelis etc.  Sin embargo el 18 de diciembre ocurrió una cosa curiosa y es que ,según cuenta David Álvarez, con tanta ave alimentándose en el mismo lugar, un Gavilán hizo acto de presencia por la zona, y nuestro amigo se ve que salió por alas y no volvió más desde entonces...
Podéis leerlo en su magnifico blog (uno de los que sigo fielmente) : Ampelis
Así que (por el momento) este año se nos acabó el Ampelis avilesino, aunque con esto de los bichos quién sabe...
Por último os dejo uno de mis tradicionales y afamados "cutre-vídeos", en concreto del ejemplar del 2010-11, ya que para fotografiar el ejemplar de este año utilicé la D80 (que no tiene opción de vídeo).
Un saludo y gracias por pasaros por aquí!!

18 comentarios:

  1. Buena entrada, con gran información y muy bien documentada.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola
      Muchas gracias por pasar por aquí
      Un saludo!!!

      Eliminar
  2. Peatxo de entrada..me ha gustado el ampelis , tambien lo afote y he hecho entrada pero casi mas me ha gustado todo lo que xplicas de los arbustos, que razon , que pooc cuesta petar las ciudades de estos arbolillos....
    Saludos camperos!
    (por cierto sabes que...jamas he visto un correlimos oscuro!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apa amigo Haritz!!
      Gracias por tus palabras, ya vi tu entrada del Ampelis en tu blog, campero: no dejas ave sin fotografiar jejeje!! pero bueno hay que aprovechar la oportunidad de tener un ave tan especial y encima cerca de casa, verdad? ya de paso podías mandarme por Seur un par de Picogordos de esos, que no termino de encontrarlos por aqui...

      Las espineras y todo este tipo de arbustos ornamentales ,por experiencia de tenerlos en la finca y por vivir en la ciudad, sé que tienen unos cuidados mínimos y son muy agradecidos, no cómo otras especies que se plantan que hay que estar encima de ellas. Y no veas lo que lo agradecen las aves en estas fechas, no solamente las raras.

      Oye tenemos que solucionar eso del correlimos, no puede ser...

      un saludo!!

      Eliminar
  3. Pues mientras no aparezca por sitios menos folclóricos, este menda se abstiene de saraos. Una lástima, porque el bicho es guapo de narices, pero no puedo con ello...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fénix!!
      gracias por pasar, la primera vez que fui a verlo a Avilés, volví por la autopista un poco desilusionado viendo el panorama de algunas personas, una minoría (ya lo resumo con decir lo de la persecución en coche modo: safari africano...), pero oye de todo se aprende, y ya para las siguientes fiestas y saraos, procuro ir a horas poco habituales (la hora de la comida no falla) o con la cabeza preparada para posiblemente encontrarme ese tipo de situaciones.
      En esto cómo en los demás conflictos (gente con perros, cazadores, molestias etc) depende de la educación y de cada persona, nada más se puede hacer; ojo que yo tampoco puede que sea el mejor ejemplo, ni tampoco soy un talibán de la ética.

      un saludo!!

      Eliminar
  4. Muy buenas fotos e interesante texto...al de Febrero de 2011 si que fuí...pero esta vez no (tampoco soy muy de este tipo de saraos).
    Salud!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xurde, muchas gracias!! las fotos no son gran cosa pero por lo menos sirven para adornar el texto... jajajja
      un saludo amigo

      Eliminar
  5. Muchas veces suelo apuntarme al final, cuando ya pasaron todos, y a veces me sucede lo que me sucedió: hacía tres días que había desaparecido. En fin, para otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola César!!
      yo también soy de los que lo dejan para lo último y al final tb. me pasa eso mismo jejeje. Otra vez será, no descartes que aparezca por otro lado.
      un saludo y gracias por la identificación

      Eliminar
  6. Lo que cuentas del perseguidor motorizao me deja flipando, pa mear y no echar gota...porque mira que ye pequeño el sitio para tener que perseguirlo en coche. Madre de Dios¡¡¡ Afortunadamente yo creo que esos casos son minoría, yo todos los días que fui a verlo la gente respetaba bastante. Una pena que el de este invierno aguantara tan poco, a ver si con este giro de vientos al norte vuelve a entrar alguno...

    Si los hosteleros supieran la gente que ya se mueve por el mundo para ver pajarinos estaban todos plantando espineras y serbales jeje... Un saludo Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Antonio, pues es real. El ampelis de este año apenas se movía del sitio, pero el otro cambiaba más de zona.

      Pues tienes toda la razón, si te paras a pensar el dinero que gastamos al año en equipos, desplazamientos, comidas etc. es un negocio cojonudo. jeje

      un saludo amigo

      Eliminar
  7. Hola Mikel
    Muchas gracias por tus palabras
    un saludo amigo

    ResponderEliminar
  8. ¡¿Pero qué les pasa a los ampelis con Asturias?! Todos para vosotros y nosotros que estamos al lado ni uno solo :(
    Te han quedado geniales, el ave pone mucho de su parte...
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alberto!!
      Pues no creas que no lo pensé, hace poco estuve por Val de San Vicente y precisamente lo comentaba con un pariente de alli.
      Yo no sé si es por la abundancia o no de espinos, bayas etc. si tendrá que ver con la orografía del terreno, con los vientos, o con una especie de ruta que siguen etc.
      Si te soy sincero, pienso que seguramente habrá alguno por Cantabria, pero quizás en sitios inaccesibles, poco frecuentados o que no los vean personas adecuadas o permanezcan un breve periodo de tiempo en el lugar.
      El caso es que los Ampelis de Valgrande, Proaza, o de Sotres (por ponerte un ejemplo) se vieron solamente un día, en sitios digamos alejados, y por personas que sabían lo que eran desde el principio; si no es por esto, de lo contrario casi que diriamos que aqui tampoco los hay.
      Pienso que en algún lugar remoto de Potes (por decir un sitio) seguramente haya estado alguno. Será cuestión de suerte y estar en el lugar adecuado en el momento adecuado?¿?

      Muchas gracias por tu comentario, bien es cierto que es un ave que ya atrae por su procedencia y rareza pero no le va a la zaga su vistosidad de plumaje.
      un saludo amigo!!

      Eliminar
  9. Como te lo montas dando explicaciones. En lo del sarao somos igual, las multitudes nos asustan, supongo que tanto como a los bichos. Nos bastó con la primera experiencia, esta vez ni nos acercamos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!
      Si, la verdad es que me enrollo un poco, pero bueno supongo que va con la persona... jaja
      Muchas gracias por pasar por aqui, es un auténtico lujo

      un saludo amigos!!

      Eliminar

Me gusta que la gente lea y comente, escuchar otras opiniones, aprender juntos y ver que hay vida más allá de la pantalla; por eso procuro contestar a todos vuestros comentarios.