2 de febrero de 2016

EL BISBITA PRATENSE (O COMÚN)

Hola mozos y mozas!!
Hoy vamos a charlar un poco de una de las aves que ciertamente pasa por ser una de las más abundantes y conocidas de nuestros campos. Falamos de la Bisbita común (o ahora denominada: pratense). Ave ya digo por todo el mundo conocida pero que también se merece su espacio.
A pesar de que El Corte Inglés ya nos hace el favor de avisarnos (incluso semanas antes) de que el Otoño/Invierno/Primavera/Verano es inminente, no hay nada mejor que observar qué indicios nos proporciona la propia naturaleza para decirnos de que algo está cambiando en el campo.
En cuanto a la flora para mi personalmente no hay nada mejor indicador natural de la llegada del otoño que el Crocus, el cuál en el momento que lo veo florecer en la finca (además lo hace de un día para otro) ya sé desde ese mismo momento que me ponga como me ponga: el verano ha terminado. 
Uno de sus múltiples nombres es precisamente el de "flor de otoño" o también "roba meriendas".
En cuanto a la fauna para mí no hay mejor indicador otoñal que caminar por los praos e ir levantando pájaros pardos del suelo con un característico trinar, pues aunque la Bisbita pratense puede criar en la Península (citado por primera vez como reproductor en 1.972) debe de hacerlo en número muy bajo de parejas.
En definitiva estamos ante el sonido que escucharemos en los siguientes meses fríos, bien sea procedente de aves en paso o seguramente invernantes que finalizada la época reproductora se bajan hasta aquí desde Europa y más arriba para pasar los meses fríos y duros del invierno.
Cómo buen ave parda dependiendo del tipo de la observación puede producir verdaderos quebraderos de cabeza a los observadores en cuanto a su correcta identificación, pues además este ave es bastante sociable y gregaria por lo que en ocasiones puede verse acompañada de otros pájaros pardos no tan comunes. 
De aspecto generalmente pardo con estrías oscuras, presenta un vientre blanco muy rayado. No es por tanto un ave que intente destacar en cuanto a tamaño o colores, dado que tiene que sobrevivir a los también abundantes depredadores que se alimentarán de esta especie durante todo el otoño/invierno.

De cola larga destaca en vuelo por dos singularidades: el reclamo característico que emite al levantar vuelo y que muchas veces nos sirve para identificarlo y descartarlo al momento de otras posibles especies y además porque al volar desplega las plumas de la cola de un color blanco.
Salvo excepciones puntuales, el Bisbita pratense cría en el centro y norte de Europa; existen dos subespecies y aquí tanto la que subespecie que cría (Cordillera cantábrica,Galicia y Castilla y León) como la que acude a invernar entre los meses de octubre y marzo es la pratensisTambién entre la pratensis llegan algunas aves de la otra subespecie: la whistleri, que son originarias de Escocia o Irlanda. Estas se diferencian de las primeras por un tono más verdoso en su plumaje.
Aunque a finales de septiembre podemos encontrarnos con los primeros invernantes no es hasta Octubre cuando de repente en pocos días notamos en nuestros campos como llega el grueso de la población migrando durante la noche, sin embargo cuando llega la primavera el regreso a sus lugares de crianza se produce de manera más lenta y escalonada en el tiempo. 
Parece tener cierta querencia a la zona en la que nació pero también en la que inverna, regresando a uno y otro lugar, ambos separados por miles de kilómetros, año tras año.
El hábitat que suele ocupar es al menos aquí en el Norte, cualquier medio abierto, con preferencia a las campiñas costeras, prados húmedos, sembrados y pastizales etc. Allí podremos encontrarlo siempre caminando por el suelo incansable buscando insectos y picoteando todo tipo de semillas.
Muchas veces es complicado de observar dado el color de su plumaje, su pequeño tamaño, su carácter inquieto y su afición de andar siempre por el suelo, por lo que salvo que levanten vuelo a la vez (por causas naturales o no) es bastante difícil calcular cuántas aves tenemos delante.
Si la observación es lejana, tampoco es fácil separar de sus parientes.También destaca su larga uña posterior, que se puede apreciar bien sobretodo cuando no pisa sobre hierba:
Paso a repasar brevemente al resto de los parientes de la familia que nos podemos encontrar aquí, con aves invernantes, estivales o residentes todo el año. En otra ocasión iré desgranando una a una cada especie por separado.
Bisbita arbóreo en un robledal cántabro de la zona de Potes en el verano pasado:
La misma especie esta vez en un bosque a las afueras de Gijón: en el mes de junio
Después pasamos a las dos especies de patas oscuras. Primero el Bisbita alpino (Anthus spinoletta) en un campo de maíz recolectado, en la rasa costera del Llanes de este pasado ya Otoño:
Abajo la misma especie pero esta vez en verano y con su plumaje de gala, cambiando totalmente de hábitat, en este caso en una pradera alpina de la Montaña Central asturiana. Es el único de la familia que permanece con nosotros todo el año:
Además de estos dos podemos también encontrarnos en invierno con el Bisbita costero (Anthus petrosus), ave que llega con pocos efectivos a la zona costera cantábrica, cómo límite de su invernada. Por ejemplo este ejemplar que se ve mal entre las algas de la Playa de Bañugues (Asturias). A mi me llama la atención por su "plumaje sucio":
O en cambio con el Bisbita campestre (Anthus campestris) durante el periodo estival. Este ave me encanta particularmente por su tamaño y sus rasgos estilizados de cabeza alargada. A cada primavera le reservo siempre unas horas durante mis escapadas a la montaña:
Finalizando las aves de la familia Bisbita que podemos encontrarnos por aquí, quedarían los más raros o escasos, cómo el Bisbisa gorgirrojo (Anthus cervinus), el cuál no he tenido aún el placer de observar aún, y por último el Bisbita patilargo o más conocido como de Richard (Anthus richardi), el cuál aparece por aquí en el Norte de manera escasa pero que no falla a cada invierno:
Lo de patilargo no le viene nada mal dado la longitud de sus extremidades inferiores, que se aprecia bien cuando lo vemos posado:
Espero que os haya gustado la entrada de hoy del conocido Bisbista pratense no por ello no deja de ser un ave interesante y que siempre nos alegra nuestros paseos campestres.

Un saludo!!

2 comentarios:

  1. Para no variar, una estupenda entrada con estupendas fotos.
    Una cosilla tonta, me parece que la planta es un azafrán silvestre (Crocus, no Colcchicum).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Menudas fotos, es una especie que no consigo pillarla bien. Interesante entrada de no siempre tan facil de identificar "in situ" Bisbita pratense.
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar

Me gusta que la gente lea y comente, escuchar otras opiniones, aprender juntos y ver que hay vida más allá de la pantalla; por eso procuro contestar a todos vuestros comentarios.